Menu Contenido

Inicio de sesión

Bienvenido Visitante.






¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
Inicio arrow Cicloturismo
Cicloturismo
Indice de Artículos
Cicloturismo
La Bicicleta
La actividad física
Cicloturismo y Turismo
Camino hacia la salud
La alimentación
El entrenamiento

Cicloturismo y Turismo
La bicicleta es el vehículo terrestre más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Este hecho, ligado a los múltiples beneficios sociales, económicos y ambientales que trae consigo el ciclismo, está provocando que cada vez sean más las administraciones que en Europa promueven la movilidad ciclista como una alternativa al transporte privado motorizado. El creciente interés por el llamado "turismo verde" ha llevado a muchos responsables turísticos a considerar las ventajas del bajo impacto ambiental asociado a los viajes en bicicleta. El cicloturismo cubre más que el mero transporte, es en sí el medio y el fin. Los beneficios medioambientales del cicloturismo son:

  • La bicicleta no hace ruido ni genera humos.
  • Los ciclistas no necesitan (de hecho no desean) las facilidades del turismo masivo, que van en detrimento del medio ambiente por sus meras dimensiones. Tienden a preferir pequeños aunque confortables hoteles, pensiones y casas rurales.
  • Allá donde los itinerarios no siguen vías ciclistas ya existentes, los trazados nuevo se integran en el medio fácilemente y sin repercusiones negativas.
  • Los ciclistas tienen un estrecho contacto con el medio natural y cultural de la región visitada, así como de sus gentes.
  • El aparcamiento de bicicletas requiera tan solo un 10% del espacio que ocupa un coche aparcado; pedalear no consume combustibles fósiles ni necesita fuentes de energía externas, ni contamina.

El desarrollo de una Red Ciclista, cuyo trazado por Andalucía que estamos haciendo podría formar parte, creará puestos de trabajo en su construcción, señalización, promoción y mantenimiento, así como nuevos empleos en el comercio, la pequeña industria y los servicios locales. Las oportunidades de creación y/o potenciación de servicios incluyen: alojamiento, comida y bebida; asistencia y guía para grupos; diseño y producción de información visual e impresa; tiendas de bicicletas con servicios de alquiler y reparaciones, y venta de complementos para el ciclismo etc. Algunos ejemplos de experiencias extranjeras, para ilustrar las ventajas económicas del cicloturismo:

  • En Funen, Dinamarca, los cicloturistas gastan más per capita que los visitantes motorizados, y además permanecen más tiempo en una misma zona.
  • Los cicloturistas que recorren durante el verano las rutas ciclistas nacionales de los Países Bajos realizan por término medio siete pernoctaciones en hoteles y hostales.
  • La Oficina de Turismo del País de Gales, una región muy similar al Cantábrico español, detectó que con los ciclistas se obtiene la mejor rentabilidad de las inversiones entre todos los proyectos considerados.
  • A lo largo de la ruta ciclista del río Danubio en Austria (unos 300 km), la hostelería ya se basa casi en su totalidad en los cicloturistas, que pueden circular prácticamente todo el año en etapas más o menos largas, gracias a la conexión de la ruta con el ferrocarril y los servicios ferroviarios de transporte de bicicletas.
  • Por los beneficios evidentes que conlleva, Suiza ha creado, implantado y publicitado, en tan sólo dos años, una red de itinerarios ciclistas de 3.300 km, aptos en su gran mayoría, tanto para las familias con niños como para los ciclistas deportivos. Durante el primer ejercicio (1998) consiguió 3,3 millones de desplazamientos, 340.000 pernoctaciones, generando unos ingresos totales de 12000 millones de ptas.
  • Un estudio realizado por la Universidad de Staffordshire (Reino Unido) estimaba que la puesta en marcha de la red EuroVelo (red transeuropea de grandes rutas ciclistas que cruzarán Europa de uno a otro confín) generaría unos beneficios económicos anuales de 3,6 billones de pesetas (21.500 millones de euros), para el horizonte del año 2020.

Una plena confirmación de lo anteriormente esbozado se encuentra en el Camino de Santiago, donde ya existe una ruta definida, y generalmente segregada del tráfico motorizado, y por donde cada año circulan miles de ciclistas, con beneficios evidentes para el turismo y la economía local. Sería contradictorio que Andalucía, una potencia turística mundial, ignorara el mercado potencial que se deriva de la práctica del cicloturismo. Actualmente cientos de cicloturistas extranjeros están eligiendo otros destinos para sus vacaciones, por no disponer nuestra comunidad de dicha red ciclista.